En solo unos minutos te diré cómo superar las escusas que han evitado que te conviertas en un empresario exitoso. 

La mayoría amamos las excusas, son un pretexto ideal para no asumir las causas reales de nuestros temores, pero es tiempo de superarlas.

Comencemos con una excusa que es muy común entre los empresarios.

Ve al riesgo como una oportunidad para crecer

“Es demasiado arriesgado” Seguramente conoces muy bien esta frase.

El riesgo es parte de la vida sin importar si eres un joven emprendedor o el más destacado empresario.

Pero seamos honestos, ¿Qué es más arriesgado?

Depender de un jefe horrible en una empresa que te puede correr en cualquier momento o trabajar para uno mismo y tener una docena de clientes.

Recuerda correr riesgos es algo importante, te ayuda a conocerte mejor, aprender,  crecer, a desarrollarte personal y profesionalmente y a tener más seguridad en ti mismo.

Tienes que verlo como una oportunidad de crecer y fortificar tus conocimientos.

Aprovecha las oportunidades que ofrece la tecnología

Antes necesitabas de toda una infraestructura para iniciar tu empresa o crecer tu negocio.

Olvidarte de esa escusa, hoy todo lo tienes al alcance de la mano y a un costo mucho menor.

De acuerdo a la Condusef las transacciones por eCommerce en México crecieron 112% esto implica que el año anterior se hicieron 118.1 millones de compras en línea y esta estadística se incrementará aún más este año.

Comercio Electrónico en México

Hoy las empresas exitosas tienen sitios electrónicos bien optimizados en los que ofrecen sus servicios o productos y tú puedes ser uno de ellos.

Cuando comencé en el camino del emprendiemiento lo primero que hice fue su conseguir el nombre de dominio para mi marca y crear mi página web

Tener tu propio dominio y crear tu sitio web es más sencillo de lo que crees, yo lo hice y los resultados han sido muy satisfactorios.

Promoción de Dominios

Analiza tu entorno y valida tus ideas de negocio

Bueno, esto equivale a decir «No Tengo ni idea de cómo hacerlo», una frase que ninguna persona exitosa diría.

Es cierto que existen muchos emprendedores que “metieron la pata”, pero esto es porque nunca se aseguraron analizaron a profundidad su idea.

Aprendiendo de esta experiencia, lo mejor es desarrollar una cartera de ideas, probar las mejores en el mercado con rapidez, comprobar si tienen posibilidades, y entonces hacer los ajustes necesarios, a esto se le llama Validar una Idea de Negocio”.

Una de las mejores formas para acabar con esta excusa es poner a trabajar tu cerebro y despertar esa parte creativa, pero para lograrlo lo mejor es analizar y preguntar.

  • Empieza por ti mismo: Analiza que es lo que te gusta y en qué actividades te gustaría hacer en un día laboral. No olvides que lo mejor es seleccionar aquellas en las que tengas habilidades que puedas explotar.
  • Analiza el entorno social: Recuerda siempre hay necesidades que satisfacer en una comunidad, busca aquellas que se complemente con tus habilidades y gustos, esto facilitará tu trabajo.
  • Investiga: Esta es una herramienta indispensable para conocer lo que la gente quiere, sal a la calle, averigua, estudia, pregunta a las personas, conoce.
  • Selecciona: Tras analizar tus gustos y necesidades de la comunidad, selecciona las actividades donde consideres que existe un factor que tenga potencial.
  • Inspirarte: Encontrar una buena idea, va de la mano con la creatividad. Si encontraste una oportunidad de negocio, tienes que relajarte y echa a volar tu imaginación para descubrir como satisfacer las necesidades de tu comunidad.

Las ideas volarán hacia ti cuando te encuentres en el mercado meta: el reto será saber cuál descartar.

Si necesitas dinero, consigue inversionistas

La falta de dinero es tal vez la escusa más utilizada.

Todo empresario exitoso ha tenido que enfrentarse con problemas de solvencia económica, pero ellos vieron enormidades donde otros veían obstáculos.

Si deseas iniciar  tu empresa o llevar tu actual negocio al siguiente nivel, pero no tienen el dinero suficiente, hay un camino que ha sido seguido por muchos de los empresarios más importantes, buscar inversionistas.

Los inversionistas se fijan en tres cosas: en las personas detrás de la idea, la idea en sí y la respuesta a la pregunta ¿Cuándo obtendré mi retorno de inversión (ROI)?

Como puedes ver estas tres cosas están dentro de tu control.

Primero recuerda que tú eres la clave, si eres una persona confiable y preparada  tienes media batalla ganada.

También  debes validar tu idea de negocio para asegurarte que es viable y exitosa.

No lo olvides, debes aprender a hablar y pensar como un empresario, estudia y desarrolla proyección real y claras.

Piensa cuáles son tus escenarios financieros realistas y con base en ellos desarrolla un plan de inversión fundamentado en estadísticas optimistas y moderadas.

Conoce TODO tu proyecto y la propuesta de inversión.

Aprovecha tu experiencia para crecer en el área que dominas

Este punto quiero enfocarlo específicamente para aquellas personas que consideran que ya están demasiado grandes para emprender.

Este argumento en realidad se trata de una especie de fobia personal, y posiblemente, la peor excusa de todas.

Las personas mayores tienen mucho que ofrecer al sector de la pequeña empresa, mucho más de lo que ellos imaginan.

La mayoría de ellos, tiene diversas habilidades que han adquirido con los años, conocimientos que cubren diversos ramos.

Para romper con esta excusa tienes que recordar que trabajaste varios años en un sector y te has convertido en verdaderos experto.

Tienes las habilidades, los conocimientos, la experiencia y aún más importante sabes los procesos de producción y los gustos del mercado. Esta es una ventaja que los jóvenes emprendedores no tienen.

Todo es posible si se tiene el empeño y el deseo de sobresalir, existe una nueva generación de ‘”Emprendedores Senior” que han visto una oportunidad en el mercado, han lanzado un proyecto basado en su experiencia y han tenido buenos resultados.

Aprende del fracaso, corrige y vuelve a intentarlo

Los fracasos son muy importantes siempre y cuando aporten enseñanzas, sobre todo sin perder demasiado dinero.

Los empresarios exitosos saben que el fracaso forma parte del proceso de la innovación y del emprendimiento como lo veremos a continuación:

Proceso de Innovación

Imagen Original de: http://inntecmj.blogspot.mx/2013/12/semana-9.html

Recuerda que siempre existirá gente que dudará de ti, pero lo más importante eres tú y tus objetivos.

Un negocio debe concebirse como una serie de experimentos que harán que crezca mediante pruebas y errores.

La clave no está en apostar poco, sino en limitar el capital y vivir el día a día.

Si tu fracaso es total, al menos lo has intentado y has aprendido más sobre el negocio y sobre ti mismo de lo que nunca aprenderías en un empleo aburrido.

Un gran ejemplo de esto es King Gillette, a los 40 años era un simple vendedor de tapones para botellas, eso sí, con la idea de ser recordado por la posteridad.

Cuando Gillette pensó en un artilugio para afeitar que tuviera un mango y una cuchilla desechable (tras su mala experiencia a la hora de afilar su antigua cuchilla) tardó 6 años en patentarla.

Además, el primer año de comercialización fue realmente decepcionante: solo vendió 51 maquinillas y 168 cuchillas desechables.

Pero perseveró y probando todas las estrategias de marketing habidas y por haber y con una política de precios bajos, vendió más de 90,000 maquinillas el año siguiente y 10 años más tarde, los 70 millones de unidades en todo el mundo.